El legado del Hábitat III

El legado del Hábitat III

Quedan dudas acerca de los planteamientos y conclusiones de la importante reunión dada en Quito con respaldo de la ONU. Los 193 países participantes firmaron el acuerdo que reconoce la problemática por la que atraviesan y plantea soluciones que, sin políticas públicas claras, verdaderos compromisos de los gobiernos y los Estados, quedarán en una interesante, aunque inútil, proclamación. Hace 20 años, en el Hábitat II, las conclusiones resultaron similares y en este largo período poco ha pasado.

El calentamiento global, la desertificación, polución, contaminación de aguas y alimentos, continúa; los servicios de bienestar social son inequitativos y la pobreza, migración, violencia, etc., se extienden. Ya en 2008 la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos postulaba que los cambios sociales y ambientales necesarios para solucionar realmente los problemas mundiales hasta 2030 supondrán, tan solo, un costo equivalente al 1% del PIB mundial, lo que significa un decrecimiento del PIB anual de 0,03%, con reducción de un escaso 6% en las ganancias globales.

Por tanto, la manera de lograr cambios reales depende de políticas públicas, las cuales no resultan nuevas: impuestos ecológicos, tarificación del agua, endurecimiento de los permisos de emisión, penalización de las industrias y productos más contaminantes, cánones sobre los residuos generados, reemplazo de combustibles fósiles, normativas más estrictas sobre eficiencia energética y transporte.

Si existiera la voluntad real de tener ciudades más saludables y se orientara bien el ahorro del 1% del PIB, el control de la emisión de óxido de nitrógeno y de óxido sulfúrico de la mala industria se podrá reducir en un tercio a 2030. Pero si las políticas medioambientales se mantienen, no se apreciarán cambios; todo lo contrario, las emisiones globales de gases de efecto invernadero pueden ascender 37% y el declive de animales y plantas se precipitaría.

Además, hasta 2030, el número de afectados por este problema podría crecer en mil millones de personas, hasta un total de 3.900 millones, el 70% en ciudades. Se plantea resolver la migración, el calentamiento global, la sobrepoblación, la ecoinnovación, descontaminación, dignidad, seguridad, igualdad y más. La ciencia provee muchas vías, pero al final la problemática se reduce a las ganancias y al poder; ahí debemos apuntar si queremos cambios. Las acciones prioritarias a emprender son urgentes, inmediatas. El Hábitat III las identificó, tal vez todos las conocemos, pero ansiamos que no sean simple retórica.

* Científico ecuatoriano. Doctor en Medicina y en Biología. Especialista en Genética Médica y Genética Molecular Humana. Decano del Instituto de Investigaciones Biomédicas, Universidad de las Américas.


Tags assigned to this article:
Climate changeCOP21EcuadorHábitat IIITop

Related Articles

Moscú: “No lograrán despedazar la economía de Rusia”

Refiriéndose al sangriento conflicto sirio, Serguéi Lavrov ha apuntado que Rusia siempre ha abogado por una solución rápida y pacífica

Corte de Apelaciones de Temuco revocó prisión preventiva para machi Francisca Linconao

La Corte de Apelaciones de Temuco cambió este jueves la medida cautelar contra la machi Francisca Linconao, imputada en el

NEW NOVEL BY ORHAN PAMUK OUT IN TURKEY

Orhan Pamuk’s newest book hits bookstores on Tuesday. Turkish Nobel Prize-winner published his 10th novel. The new book is called

No comments

Write a comment
No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write a Comment