¿Qué está pasando en Venezuela?

Las imágenes de miles de manifestantes en las calles de las principales ciudades venezolanas, el despliegue militar y las acciones armadas de grupos civiles, han sido difundidas internacionalmente durante las últimas dos semanas, acompañadas de las altisonantes denuncias gubernamentales sobre el desarrollo de un golpe de Estado, por un lado, y por el otro las acusaciones de la dirigencia de la oposición patronal sobre la que consideran una nueva confirmación de que el régimen político venezolano es dictatorial.

Quien intenta comprender la situación que atravesamos constata que la presentación de los hechos está tan comúnmente mezclada con la propaganda de las facciones en disputa, que resulta difícil asumir posición críticamente. Podría decirse que dicha situación en sí misma no es nueva, a 12 años de un golpe de Estado que cristalizó una aguda polarización política. No obstante, la distancia que separa la situación actual de la vivida en el 2002 es tal, que realmente en muchos sentidos es su antítesis. La actual crisis viene antecedida por una victoria electoral del chavismo. Apoyándose en una campaña contra la especulación en la que intervino algunas cadenas de comercios, fundamentalmente del rubro de los electrodomésticos, el gobierno ganó en diciembre el 71,64% de las alcaldías, obteniendo aproximadamente el 49% de los votos, unos nueve puntos porcentuales por encima de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la coalición partidista de la oposición patronal. La disidencia del chavismo alcanzó el 5%, el de la de la MUD poco más del 2%, y una cifra similar las candidaturas independientes. La MUD había hecho campaña adjudicándole una connotación plesbicitaria a la elección, y fracasó. Sin embargo, fue una victoria chavista relativizada por el agravamiento de la crisis económica. El año 2013 cerró con los índices más altos de inflación y desabastecimiento del período inaugurado en 1999. La falsa promesa gubernamental de que los llamados “precios justos” se consolidarían con las intervenciones de comercios ejecutadas antes de las elecciones, se estrelló rápidamente contra la realidad. Con el impulso del BCV, que aumentó la masa monetaria en un 70% durante el año 2013, el índice de la inflación llegó al 56,2%, y nada más en los meses de noviembre y diciembre, en plena campaña por los “precios justos”, la inflación fue del 7%. En cuanto al índice de desabastecimiento, según el Banco Central de Venezuela (BCV) el promedio de los años 2003-2013 fue de 13,3%, pero para enero de 2014, se registraba un desabastecimiento del 28% (26,2% en el rubro de los alimentos). Entre 2012 y 2013 la sobrefacturación de importaciones sobrepasó los 20 millardos de dólares, y Maduro se vio obligado a admitir públicamente que el gobierno no realizó un control posterior a la asignación de divisas a las empresas importadoras. Las reservas internacionales cayeron 8.017 millones de dólares durante el año 2013, para abrir el año 2014 en 21.736 millones de dólares.

Read more…


Related Articles

La tercera guerra fría en América Latina

El renacimiento de la guerra fría entre Estados Unidos y Rusia a raíz de la reincorporación de Crimea al país al que perteneció durante dos siglos es una buena ocasión para despojar las relaciones internacionales de ideologías

Desactivar el fascismo

Roland Denis

Si cabe una síntesis, el fascismo como movimiento reaccionario y contrarrevolucionario extremo, en el caso de Venezuela, en esencia no es más que una burbuja social que se expande, desinfla y vuelve a renacer, de acuerdo a la misma desesperación de los sectores tradicionales dominantes nacionales y transnacionales por controlar la totalidad de la renta energética y garantizar el ordenamiento tremendamente desigual de la sociedad que pueden sentir en peligro. Hoy se vuelve a activar, aprovechando el deterioro profundo que sufre este lento proceso revolucionario, tanto a nivel de gobierno como en sus bases populares. Su reaparición y entrelazamiento con la “sociedad civil democrática” es una advertencia clarísima al movimiento popular de que o convertimos este momento en una crisis creadora y reactivadora de la voluntad revolucionaria colectiva, o mejor empecemos a despedirnos de esta linda y traumática historia que hemos construido en los últimos 25 años.

Read more…

Ebola, the African Union and Bioeconomic Warfare

As the Ebola outbreak rages, and there are projections of more than 1.4 million persons infected in the next few months, the African Union and the regional bloc ECOWAS have taken a back seat as the international media uses this virus to stigmatize Africa and Africans