La incógnita de las relaciones de Irán con la región kurda de Iraq

by editor | 6th June 2012 8:50 am

Fatih Abdulsalam
Azzaman

No es posible interpretar ninguna página de la explosiva escena política iraquí sin considerar el factor iraní. Irán es el país que supervisa muy de cerca la balanza y los intereses del poder en Iraq, particularmente en el contexto de la crisis entre el primer ministro Nuri al-Maliki y el jefe de la región kurda, Massud Barzani.
La cualitativa aunque discreta trasformación en las relaciones de Irán con los kurdos se ha hecho evidente tras la visita de Barzani a Washington, aunque se enviara a Teherán al primer ministro de la región kurda, Nejervan Barzani, antes de que se produjera la visita, para calmar los temores de Irán.
Por primera vez, Irán muestra públicamente su descontento con la política de la región kurda aunque en el pasado se distanciase de lo que ocurría allí, durante los años transcurridos desde la invasión de Estados Unidos en 2003. La acusación de Irán de que la región kurda se ha convertido en un centro de influencia israelí conlleva profundos significados.
La parte kurda negó las acusaciones iraníes y desafió a Teherán a que presentase una sola prueba que respaldara sus afirmaciones.

La nueva posición iraní con respecto a la región kurda tiene las siguientes dimensiones que se detallan a continuación:

En primer lugar, se trata de un mensaje de la dirección de Teherán a los dirigentes kurdo-iraquíes de que es Irán quien tiene la última palabra y la influencia sobre Iraq y sobre la región tras la retirada estadounidense. Estados Unidos mantiene importantes relaciones con los kurdos pero los estadounidenses no pueden anular el poder de Irán en Iraq, incluida la región kurda.

En segundo lugar, la nueva posición de Irán socava el papel del presidente iraquí Yalal Talabani como agente equilibrado de poder. Durante años, Irán ha necesitado el apoyo de Talabani dada su posición estratégica en el liderazgo iraquí al margen de los sectores tradicionales chiíes. Ello significa que Teherán está cambiando las reglas de su juego al tratar con formaciones chiíes tradicionales y convertir a Talabani de amigo a enemigo dentro de la región kurda sin tener que declararlo públicamente.

En tercer lugar, Irán ha dejado claro que su opción estratégica en Iraq sigue siendo el actual primer ministro y quiere decirle a la región kurda que no puede adoptar una alternativa estratégica independiente que no esté respaldada por Bagdad y por su gobernante.

En cuarto lugar, la acusación de que los kurdos albergan elementos israelíes y las declaraciones de responsables iraníes acerca de que no permitirán que Israel establezca un anclaje en sus fronteras occidentales constituye el preludio de una escalada mayor bajo el lema de proteger la República Islámica del peligro israelí.

En quinto lugar, el status quo es una oportunidad histórica para que Irán aumente su presión sobre la región kurda para que se lo piensen dos veces antes de irritar a Teherán. Irán, que hace frente a sanciones internacionales que han afectado a su Banco Central y a sus transacciones con el exterior por primera vez se está planteando seriamente alternativas para eludir el embargo, principalmente a través del comercio transfronterizo. También teme iniciativas dirigidas contra él y procedentes de las regiones fronterizas como la que actualmente está bajo control kurdo.

En sexto lugar, la decisión de al-Maliki de trasladar su reunión de gabinete a Kirkuk, una ciudad que los kurdos quieren integrar en su región, no se habría producido sin el nuevo punto de vista iraní sobre la posición recientemente tomada hacia el Kurdistán iraquí. El encuentro ilustra la posición de Teherán: la región debe permanecer dentro de la esfera de la influencia iraní. Esa es para Irán la medida más importante.

Fuente: http://www.azzaman.com/english/?p=93

Source URL: https://test.globalrights.info/2012/06/la-incognita-de-las-relaciones-de-iran-con-la-region-kurda-de-iraq/